Consejos para cuidar tu dentadura si estás embarazada

Se recomienda llevar una dieta sana y extremar la higiene dental durante el embarazo, ya que los cambios hormonales que se producen durante esta etapa provocan la alteración de la flora bacteriana de la cavidad oral.

Estos cambios pueden cursar con la aparición de  enfermedades relacionadas con las encías. Es importante que la mujer mejore sus técnicas de higiene bucal y las realice de manera exhaustiva, con cepillo y seda dental, ya que un descuido en los hábitos higiénicos aumentará la presencia de placa bacteriana y sarro, incrementando a su vez los riesgos de caries y enfermedad de las encías.

En ocasiones puede aparece una inflamación llamada épulis o granuloma del embarazo, que sangra con facilidad y desaparece tras el parto. También es común la presencia de vómitos, que producen un pH ácido en la boca y favorece a las bacterias productoras de caries.

Para evitar los problemas de salud dental durante el embarazo proponemos seguir una serie de recomendaciones. Una de ellas es visitar al dentista, al menos, una vez durante el periodo de gestación, si bien en caso de necesitar un tratamiento dental es preferible realizarlo en el segundo trimestre. Además, cepillarse los dientes y encías cuidadosamente con un cepillo suave al menos tres veces al día con dentífrico fluorado, enjuagar con colutorio y utilizar seda dental proporciona una saludable higiene dental.

Otro de los aspectos esenciales es mantener una dieta sana, evitando los alimentos azucarados entre horas. Es recomendable el consumo de fruta fresca y evitar los zumos industriales y las bebidas carbonatadas.

Por último, para paliar los síntomas de náuseas y vómitos, habituales durante el embarazo se recomienda ingerir pequeñas cantidades de fruta, vegetales o yogures, utilizar colutorio fluorado y enjuagarse después de cada vómito.