La caries

art-05

La caries dental es una de las enfermedades más frecuentes en el hombre. Se considera como crónica. El 90 % de las personas la padecen en alguna etapa de su vida. Para que se produzca, deben concurrir circunstancias específicas, a saber la  presencia de bacterias y alimento para que éstas se desarrollen.  Las bacterias productoras de caries se hallan presentes en todas las bocas, independientemente de la raza, edad o condición social.  Lo que varía es la predisposición que cada individuo tiene a desarrollar la caries, la higiene que se haga de esa boca, la alimentación diferenciada entre los pueblos, etc.

Los microorganismos  que se acumulan en la boca forman una capa de material blando que se adhiere al diente, y, lamentablemente, a simple vista no se ve, por lo que la mayoría no somos conscientes de su presencia. Se hace visible si las teñimos con los ‘reveladores de placa’ unos colorantes a veces usados por los dentistas para demostrar su presencia. Cuando esta placa bacteriana se calcifica, hablamos de sarro, y este sí es visible como cálculos que se van depositando entre los dientes y a nivel de encía.  Pero volviendo al tema de la caries, la misma es la destrucción de  los tejidos duros del diente (esmalte y dentina). Las bacterias y microorganismos presentes en la placa dental depositada sobre la superficie de los dientes se aprovechan de los restos alimenticios  que hay en la boca y fermentando los azúcares de estos alimentos, se multiplican y desarrollan la caries.  De aquí parte la premisa que la higiene bucal posterior a la ingesta de alimento es fundamental para el control de la cantidad de bacterias presentes en la boca y así disminuir el riesgo de padecer caries.   Una alimentación inadecuada rica en azúcares, una incorrecta higiene unida a la predisposición propia a padecerla es una bomba de relojería que tarde o temprano terminará formando una caries.

Cuando la caries es incipiente, basta con remover el tejido afectado y sustituir el mismo por un material de relleno, generalmente una resina sintética o composite que ocupará la cavidad en donde se situaba la caries.  En este nivel cuando se ve afectado el esmalte y las primeras capas de la dentina, la caries es indolora, factor por el cual no es detectada por el afectado.  Cuando el proceso avanza, se llega a la pulpa dental o hasta el nervio. Aquí se vuelve dolorosa y no nos queda otra solución que acudir al dentista. La caries evoluciona en distintas fases, avanzando desde la superficie hacia el interior del diente.  Generalmente se detecta como manchas o puntos oscuros. En función de la profundidad de la caries y la destrucción dentaria en el momento del diagnóstico, el dentista propondrá un tratamiento poco invasivo como la obturación de la caries con composite(empaste), como dijimos, o, en el caso de una mayor extensión  y destrucción que puede afectar al nervio, optará por un tratamiento del nervio (endodoncia) y posterior reconstrucción.

Por su condición de indolora al principio del proceso es por lo que debemos acudir a visitar al dentista al menos cada 6 meses.  Si la caries se detecta a tiempo y  en sus primeros estadios, evitaremos que males menores se agraven. Un empaste y la posterior higiene dental mantendrán las bacterias a raya. La educación y motivación de los pacientes es el arma que tenemos los dentistas para luchar contra la caries.

Dr. Orlando González Romero