La verdad de los zumos envasados

Según un estudio publicado por la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria, el 70% de las familias españolas les dan de merienda un zumo envasado a sus hijos. Sin embargo, los beneficios de estos productos son prácticamente nulos y muchas las desventajas -toda vez que prescinden de la fibra y las vitaminas presentes en la pulpa y conservan sólo el azúcar de la fruta-, entre ellas, que duplican las posibilidades de padecer caries en los niños que los consumen.

Ni siquiera hay que fiarse de los que se etiquetan como «sin azúcares añadidos.

Los zumos envasados no solo contienen una alta cantidad de azúcares -incluso si se etiquetan como «sin azúcares añadidos», contienen grandes cantidades grandes-, sino que, además, estos son especialmente cariogénicos. «Los niños que consumen con frecuencia zumos envasados son los que más caries tienen», afirman. Además, puntualizan, los zumos envasado «debilitan el esmalte hasta el punto de volverse tan frágil como arenilla». En este sentido, conviene resaltar la naturaleza especialmente agresiva de los azúcares presentes en los zumos envasados, no presente en otros productos de consumo infantil como leche o leche chocolateada.