Xilitol

Lo hemos leído en algunos paquetes de chicles y en las pastas de dientes, pero el xilitol es, fundamentalmente, un edulcorante. Se trata de un polialcohol o azúcar alcohol que se obtiene de la reducción del azúcar xilosa, mediante la hidrogenación catalítica. Este edulcorante se encuentra de forma natural en las fibras de muchas frutas y verduras si bien se suele extraer de la mazorca de maíz, de la caña de azúcar o del abedul ya que es económicamente más rentable.

Durante la II Guerra Mundial, en Finlandia se generalizó el uso del xilitol ya que había escasez de azúcar y comenzó así su producción industrial aunque se había descubierto a finales del siglo XIX por el químico alemán Hermann Emil Fischer. Su valor calórico es muy inferior al del azúcar y no requiere de insulina para su metabolización por lo que resulta perfecto para los diabéticos.

El xilitol forma parte de nuestro cuerpo de manera natural ya que el organismo produce hasta 10 gramos por día para metabolizar los hidratos de carbono. Otra de sus grandes ventajas es que las bacterias presentes en la boca no pueden utilizarlo por lo que no produce caries, de hecho, favorece la salud bucodental. Las personas con pocas cantidades de saliva tiene más riesgo de caries y el xilitol estimula el flujo de saliva, lo que permite a que se fijen el calcio y el fosfato para mantener el esmalte fuerte y minimiza la adherencia de la placa.

Con un 40% menos de calorías que el azúcar, siendo de 2,4 calorías por gramos frente a las 4 por gramo de azúcar y un 75% menos de hidratos de carbono. Se puede encontrar, además de añadido en productos procesados y en productos de cuidado bucodental, en formato granulado como en paquetes de un kilo para utilizarlo como sustituto del azúcar o en cristales. Para el caso, cuando se utiliza el xilitol granulado equivale a la misma cantidad de azúcar en las recetas de repostería o para endulzar el café. Cuando lo que se utilizan son los cristales de xilitol, bastaría con la mitad ya que son más dulces.

En general, los niños pueden tolerar hasta 45 gramos por día y los adulto, entre 150 y 200 gramos diarios si bien las investigaciones demuestran que el consumo de entre seis y diez gramos al día es suficiente para el cuidado bucodental siempre que se reparta a lo largo del día.

Beneficios

  • Valor energético reducido
  • Previene las caries
  • Reduce la formación de placa
  • Reduce la inflamación gingival
  • Reduce la acidez de la saliva
  • Índice glucémico bajo por lo que no necesita insulina para metabolizarlo
  • Gran capacidad edulcorante

Contraindicaciones

  • Su consumo en exceso puede provocar diarrea
  • Algunos de sus efectos secundarios son los gases y la hinchazón abdominal

Fte: ABC